Eliminar programas del inicio

Eliminar programas del arranque

Si quieres que tu ordenador arranque más rápido y funcione mejor, una buena idea es eliminar los programas que se inician automáticamente con Windows y que no necesitas. Estos programas consumen recursos del sistema y hacen que el arranque sea más lento. Además, pueden interferir con otras aplicaciones o causar problemas de seguridad. En este artículo te explicamos cómo quitar los programas de inicio en Windows 11, 10, 8 y 7 de forma fácil y segura.

¿Qué son los programas de inicio y para qué sirven?

Los programas de inicio son aquellos que se ejecutan automáticamente cuando enciendes el ordenador e inicias sesión en tu cuenta de Windows. Algunos de estos programas son esenciales para el funcionamiento del sistema, como los servicios de audio, Bluetooth, antivirus o impresoras. Otros son opcionales y dependen de las preferencias del usuario, como los navegadores web, las aplicaciones de mensajería o las herramientas de sincronización en la nube.

La función principal de los programas de inicio es facilitar el acceso a las aplicaciones que usas con frecuencia o que necesitas tener siempre disponibles. Por ejemplo, si usas Microsoft Teams para comunicarte con tu equipo de trabajo, puede ser útil que se inicie automáticamente al arrancar Windows. Lo mismo ocurre con Google Drive si quieres que tus archivos se sincronicen desde el primer momento.

Sin embargo, no todos los programas de inicio son necesarios o beneficiosos para el rendimiento del ordenador. Algunos pueden ser innecesarios, molestos o incluso maliciosos. Por ejemplo, algunos programas se añaden al inicio sin tu consentimiento cuando instalas otras aplicaciones o cuando visitas páginas web sospechosas. Estos programas pueden ralentizar el arranque, mostrar publicidad no deseada o robar tus datos personales.

¿Cómo quitar los programas de inicio en Windows 11, 10, 8 y 7?

Existen varias formas de quitar los programas de inicio en Windows, dependiendo de la versión del sistema operativo que tengas y del nivel de control que quieras tener sobre los mismos. A continuación te mostramos las más comunes y sencillas:

Con la aplicación de configuración

Esta opción es válida para Windows 11 y Windows 10. Para desactivar los programas que se ejecutan automáticamente al encender tu equipo, dirígete a la aplicación de configuración de Windows. La encontrarás en el menú de Inicio > Sistema > Aplicaciones que verás en el listado lateral izquierdo.

En la nueva ventana, selecciona la opción Inicio que aparece en la parte superior. Verás una lista de los programas que se inician con Windows, junto con su estado (habilitado o deshabilitado) y su impacto en el arranque (alto, medio, bajo o ninguno). Para desactivar un programa, simplemente haz clic en el interruptor que tiene a la derecha.

Ten en cuenta que algunos programas pueden tener varios elementos asociados al inicio. Si ves una flecha junto al nombre del programa, significa que puedes expandirlo para ver todos sus componentes. Desactiva solo aquellos que no necesites.

Con el administrador de tareas

Esta opción también es válida para Windows 11 y Windows 10, así como para Windows 8 y 8.1. Para acceder al administrador de tareas, puedes usar el atajo de teclado Ctrl+Alt+Supr o Ctrl+Alt+Esc, o hacer clic derecho sobre la barra de tareas y seleccionar Administrador de tareas.

En la ventana del administrador de tareas, haz clic en la pestaña Inicio que aparece en la parte superior. Verás una lista similar a la anterior, con los programas que se inician con Windows, su estado y su impacto en el arranque. Para desactivar un programa, haz clic derecho sobre él y selecciona Deshabilitar.

Con el comando msconfig

Esta opción es válida para todas las versiones de Windows desde XP hasta 11. Para usarla, tienes que abrir el cuadro de ejecución haciendo clic en Inicio y escribiendo Ejecutar o usando el atajo de teclado Windows+R. En el cuadro de ejecución, escribe msconfig y haz clic en Aceptar.

En la ventana que se abre, llamada Utilidad de configuración del sistema, ve a la pestaña Inicio y desmarca las casillas de los programas que ya no deseas que se inicien automáticamente al arrancar Windows. Haz clic en Aplicar y luego en Aceptar para guardar los cambios.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de tener programas de inicio en Windows?

Como hemos visto, los programas de inicio en Windows pueden tener sus pros y sus contras, dependiendo del tipo de programa y del uso que le des. A continuación te resumimos las principales ventajas e inconvenientes de tener programas de inicio en Windows:

Ventajas de los programas de inicio

  • Te permiten acceder más rápido a las aplicaciones que usas con frecuencia o que necesitas tener siempre disponibles.
  • Te facilitan el funcionamiento de algunos servicios esenciales del sistema, como el audio, el Bluetooth, el antivirus o la impresora.
  • Te ayudan a mantener tus archivos sincronizados en la nube o a recibir notificaciones de tus contactos o redes sociales.

Desventajas de los programas de inicio

  • Consumen recursos del sistema, como memoria RAM, CPU o disco duro, que podrían usarse para otras tareas más importantes.
  • Hacen que el arranque sea más lento, ya que el sistema tiene que cargar más programas antes de estar listo para usarse.
  • Pueden interferir con otras aplicaciones o causar problemas de compatibilidad, estabilidad o seguridad.
  • Pueden ser innecesarios, molestos o incluso maliciosos, si se añaden al inicio sin tu permiso o si tienen fines ocultos.

Conclusión

Los programas de inicio en Windows son aquellos que se ejecutan automáticamente cuando enciendes el ordenador e inicias sesión en tu cuenta. Algunos son esenciales para el funcionamiento del sistema, mientras que otros son opcionales y dependen de tus preferencias. Los programas de inicio pueden tener ventajas e inconvenientes, por lo que conviene revisarlos periódicamente y desactivar los que no necesites. En este artículo te hemos explicado cómo quitar los programas de inicio en Windows 11, 10, 8 y 7 de forma fácil y segura. Esperamos que te haya sido útil y que hayas podido mejorar el rendimiento de tu ordenador.