El móvil en el trabajo

¿Puede despedirte tu empresa por utilizar el móvil en el trabajo?

Esta es una pregunta que muchos trabajadores se hacen, sobre todo en estos tiempos de teletrabajo y mayor dependencia de la tecnología. La respuesta no es sencilla, ya que depende de varios factores, como el convenio colectivo, el contrato laboral, el código ético, la política interna y el uso que se le dé al móvil.

El empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales.

Estatuto de los Trabajadores artículo 20

Es decir, no se puede evitar que el trabajador tenga consigo un teléfono móvil, pero sí podría limitarse su uso en la jornada laboral.

Causas de despido una falta grave o muy grave

En general, se puede decir que utilizar el móvil en el trabajo no es motivo suficiente para un despido disciplinario, salvo que se demuestre que el trabajador ha incurrido en una falta grave o muy grave, como por ejemplo:

  • Utilizar el móvil para fines ilícitos, como filtrar información confidencial, realizar actividades fraudulentas o competir con la empresa.
  • Utilizar el móvil para distraerse o entretenerse de forma excesiva, afectando al rendimiento, la productividad o la calidad del trabajo.
  • Utilizar el móvil para faltar al respeto, insultar, amenazar o acosar a compañeros, clientes o superiores.
  • Utilizar el móvil para incumplir las normas de seguridad y salud laboral, poniendo en riesgo su propia integridad o la de terceros.

En estos casos, la empresa deberá acreditar la existencia de la falta y su gravedad, así como haber advertido previamente al trabajador de las consecuencias de su conducta. Además, deberá respetar los plazos y los procedimientos establecidos por la ley y el convenio para realizar el despido.

Por otro lado, hay situaciones en las que utilizar el móvil en el trabajo puede estar justificado o incluso ser necesario, como por ejemplo:

  • Utilizar el móvil para comunicarse con clientes, proveedores o colaboradores externos, siempre que sea parte de las funciones del puesto de trabajo.
  • Utilizar el móvil para consultar información relevante para el trabajo, como datos, documentos o aplicaciones.
  • Utilizar el móvil para atender asuntos personales urgentes o excepcionales, como una emergencia familiar o médica.
  • Utilizar el móvil para hacer una pausa o un descanso dentro del horario permitido, siempre que no interfiera con las tareas asignadas.

Avisos y sanciones

Muchas veces las sanciones, y en último caso el despido, por usar el teléfono en el trabajo dependerá de las circunstancias concretas del caso y del tipo de trabajo. Es muy raro que te despidan la primera vez que ocurra, pero sí podría darse el caso si los avisos son reiterados y si se acumulan sanciones por este motivo.

Y siempre, claro está, que el uso de los móviles para fines no laborales esté específicamente limitado o prohibido por las normas de la empresa o por el convenio particular o sectorial. Cuando esté explícitamente prohibido su uso, incumplir la normativa de la empresa puede ser motivo de despido, aunque en general las empresas suelen recurrir previamente a avisos o sanciones.

En estos casos, el trabajador deberá hacer un uso razonable y responsable del móvil, evitando abusar de él o perjudicar a la empresa. Además, deberá informar a su superior si necesita utilizar el móvil por algún motivo especial y respetar las normas de etiqueta y cortesía.

En conclusión, utilizar el móvil en el trabajo no es motivo de despido por sí solo, pero tampoco es un derecho absoluto. Depende del contexto, del tipo de uso y de las consecuencias que pueda tener. Por eso, lo más recomendable es seguir las indicaciones de la empresa y actuar con sentido común y profesionalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *