Reducir tamaño de video sin perder calidad

¿Te gustaría reducir el tamaño de tus videos sin perder calidad? En este post te voy a enseñar cómo hacerlo con unos sencillos pasos. Así podrás ahorrar espacio en tu disco duro, compartir tus videos más rápido y disfrutar de una mejor experiencia de reproducción.

Lo primero que tienes que hacer es descargar e instalar un programa llamado HandBrake, que es gratuito y compatible con Windows, Mac y Linux. HandBrake es un conversor de video que te permite ajustar varios parámetros para optimizar el tamaño y la calidad de tus archivos.

Una vez que tengas instalado HandBrake, abre el programa y haz clic en el botón Abrir fuente para seleccionar el video que quieres reducir. Luego, en la pestaña Preajustes, elige el perfil que mejor se adapte a tu propósito. Por ejemplo, si quieres reducir un video para verlo en tu móvil, puedes elegir el preajuste Móvil muy rápido 1080p30. Si quieres reducir un video para subirlo a YouTube, puedes elegir el preajuste YouTube HQ 1080p60.

Audio

Antes de empezar a recortar la calidad de la imagen, echa un vistazo a la pestaña Audio de Handbrake. Puede que te sorprenda el espacio que ocupan los canales de audio; a menos que tu proyecto requiera, por encima de todo, un audio de altísima calidad, ocúpate siempre del sonido en primer lugar.

  • Comprueba si hay más de una pista de audio. Sólo necesitas una. Si es un archivo de película, aísla el audio en inglés o en el idioma que prefieras. Si es un vídeo que has hecho tú, la primera pista será probablemente la que debas conservar. Elimina todas las demás pistas si no las necesitas.
  • En Codec, elige AAC (CoreAudio) o MP3. Se trata de formatos de archivo de audio comprimidos y con pérdidas que, en muchos casos, serán perfectamente válidos. Incluso para conciertos y otro material que dependa del sonido, puedes elegir uno de estos formatos con pérdidas y muestrearlo a una tasa de bits superior.
  • En Bitrate, elige 160 por defecto para la mayoría de los vídeos. Elige una tasa de bits superior (256 o 320) si vas a convertir un vídeo en el que el sonido es extremadamente importante.

En la mayoría de los casos, te recomendamos que establezcas la frecuencia de muestreo (sample rate) en Auto, aunque también puedes ajustarla para optimizar el tamaño del archivo de audio. Para el habla humana, establece la frecuencia de muestreo en 32 y, si la calidad del sonido es importante, en 48.

Vídeo

Después, en la pestaña Vídeo, puedes modificar algunos ajustes para mejorar la compresión. Por ejemplo, puedes bajar la tasa de bits promedio (bitrate) o aumentar el nivel de codificación (encoder preset). Ten en cuenta que cuanto más bajes el bitrate o más aumentes el nivel de codificación, más reducirás el tamaño del video, pero también puede afectar a la calidad. Por eso, te recomiendo que hagas algunas pruebas hasta encontrar el equilibrio que te satisfaga.

Códec

Lo ideal es que el vídeo original que grabes utilice el códec y el contenedor de vídeo de mayor calidad. Cuando estés listo para reducir el tamaño, elige el códec y el contenedor más eficientes.

¿Cuál es la diferencia entre ambos? Básicamente, el códec es el cerebro codificador y decodificador que convierte un vídeo en bytes, determinando la calidad de base del vídeo. El contenedor es el formato de archivo, el cuerpo que determina la compatibilidad con distintos dispositivos y servicios.

En la pestaña Video, elige H.264 como códec de vídeo. Es el códec más popular para reducir la tasa de bits de vídeo y puede ser hasta dos veces más eficaz que MPEG-4 para la compresión de vídeo. Además, es reconocido por muchos tipos de dispositivos, ya sea un simple televisor o incluso tu Raspberry Pi.

En la pestaña Resumen, elige MP4 como contenedor. De nuevo, MP4 es eficiente, pero, lo que es más importante, es el formato de archivo más ampliamente reconocido para vídeos. De hecho, YouTube, Vimeo y Facebook recomiendan MP4 por encima del resto.

Resolución

La mayoría de la gente tiene televisores HD-ready o Full HD, pero el gran secreto es que la resolución de vídeo no es tan importante como podría pensarse.

La resolución afecta enormemente al tamaño del vídeo, pero la calidad del resultado puede no distar mucho del original. La distancia a la que te encuentres de la pantalla, la tecnología de conversión del televisor y la tasa de bits del vídeo tendrán un impacto mucho mayor.

Aquí tienes una lista de las resoluciones de vídeo más comunes entre las que puedes elegir:

  • 2160p (3840×2160)
  • 1440p (2560×1440)
  • 1080p (1920×1080)
  • 720p (1280×720)
  • 480p (854×480)
  • 360p (640×360)
  • 240p (426×240)

Como regla general, comprueba la resolución original del vídeo y baja un nivel. En Handbrake, encontrarás estos ajustes en la pestaña Dimensiones. Incluso puedes ver una vista previa de la resolución reducida en la pestaña Resumen antes de decidirte.

Si planeas simplemente subir tu vídeo a YouTube o Facebook, 1080p es la mejor opción (suponiendo que el tamaño del archivo sea más importante para ti que la resolución).

Bitrate

El mayor factor determinante de la calidad de un vídeo es la tasa de bits o bitrate. En términos sencillos, la tasa de bits es la cantidad de datos que se transmiten por segundo en pantalla. Cuantos más datos se transmitan, mejor será la calidad del vídeo. Por tanto, reducir la tasa de bits también puede afectar negativamente a la calidad del vídeo.

Tasas de bits de vídeo recomendadas por YouTube:

TypeVideo Bitrate, Standard Frame Rate
(24, 25, 30)
Video Bitrate, High Frame Rate
(48, 50, 60)
2160p (4K)35–45 Mbps53–68 Mbps
1440p (2K)16 Mbps24 Mbps
1080p8 Mbps12 Mbps
720p5 Mbps7.5 Mbps
480p2.5 Mbps4 Mbps
360p1 Mbps1.5 Mbps

En Handbrake, selecciona la pestaña Video y, en Calidadutiliza la tabla anterior para encontrar una tasa de bits media adecuada para tu proyecto. Asegúrate de que la opción Codificar en 2 pasadas (2-pass Encoding) está activada.

La mayoría de las cámaras DSLR graban vídeo a una tasa de bits alta, lo que crea archivos enormes. De nuevo, YouTube tiene algunas recomendaciones que puedes utilizar como regla general para cualquier subida de vídeo. No deberías bajar de estas cifras, pero si tu tasa de bits actual es superior, en muchos casos puedes reducirla sin problemas.

Fotogramas

No te dejes engañar por quienes te dicen que debes bajar la velocidad de fotogramas para reducir la tasa de bits de vídeo. Lo mejor es conservar el vídeo con la velocidad de fotogramas original con la que se grabó. Para hacerlo, selecciona la opción Same as source en el menú desplegable Fotogramas que se encuentra en la pestaña Video.

El ojo humano sólo necesita entre 24 y 30 fotogramas por segundo para obtener una imagen decente, por lo que podría parecer lógico reducir la frecuencia de imagen a ese intervalo. Sin embargo, hacerlo puede afectar a la fluidez del vídeo, arruinándolo antes incluso de que tengas la oportunidad de disfrutarlo.

Finalmente, en la pestaña Destino, elige la carpeta donde quieres guardar el video reducido y dale un nombre. Luego, haz clic en el botón Iniciar codificación y espera a que termine el proceso. ¡Y listo! Ya tienes tu video reducido sin perder calidad.

Espero que este post te haya sido útil y que puedas aprovechar al máximo tus videos.