Control de cuentas de usuarios UAC

El control de cuentas de usuarios (UAC, por sus siglas en inglés) es una característica de seguridad de Windows que ayuda a prevenir que los programas maliciosos o los hackers modifiquen la configuración del sistema o accedan a datos sensibles. El UAC funciona solicitando el consentimiento o la contraseña del administrador cuando se intenta realizar una acción que requiere privilegios elevados, como instalar un software, cambiar la configuración del sistema o ejecutar un programa como administrador.

El UAC se introdujo por primera vez en Windows Vista y desde entonces ha evolucionado para ofrecer diferentes niveles de protección y personalización. En este artículo, vamos a explicar cómo funciona el UAC, cómo configurarlo según nuestras preferencias y cómo resolver algunos problemas comunes relacionados con el UAC.

¿Cómo funciona el UAC?

El UAC se basa en el principio de privilegio mínimo, que significa que los usuarios y los programas solo deben tener el nivel de acceso necesario para realizar sus tareas, y no más. De esta forma, se reduce el riesgo de que un programa malicioso o un hacker pueda aprovecharse de los permisos excesivos para causar daños al sistema o robar información.

Cuando iniciamos sesión en Windows con una cuenta de usuario estándar, tenemos permisos limitados para realizar ciertas acciones, como modificar el registro, acceder a archivos del sistema o instalar programas. Si necesitamos realizar alguna de estas acciones, debemos proporcionar el consentimiento o la contraseña de una cuenta de administrador, que tiene permisos completos para controlar el sistema.

El UAC se encarga de mostrar una ventana emergente cuando detecta que una acción requiere privilegios elevados. Esta ventana nos informa sobre el nombre y el origen del programa que solicita el permiso, y nos pide que confirmemos si queremos permitirlo o no. Si tenemos una cuenta de administrador, podemos hacer clic en Sí para dar el consentimiento. Si tenemos una cuenta de usuario estándar, debemos introducir la contraseña de una cuenta de administrador para autorizar la acción.

De esta forma, el UAC nos ayuda a estar al tanto de las acciones que pueden afectar al sistema y a evitar que se ejecuten programas maliciosos sin nuestro conocimiento o consentimiento.

¿Cómo configurar el UAC?

El UAC tiene cuatro niveles de configuración que determinan la frecuencia y el tipo de notificaciones que nos muestra. Podemos elegir el nivel que más nos convenga según nuestro nivel de seguridad y comodidad. Para acceder a la configuración del UAC, podemos seguir estos pasos:

  • Abrir el Panel de control.
  • Hacer clic en Cuentas de usuario y protección infantil.
  • Hacer clic en Cuentas de usuario.
  • Hacer clic en Cambiar configuración de Control de cuentas de usuario.
  • Mover el deslizador para seleccionar el nivel deseado.
  • Hacer clic en Aceptar.

Los cuatro niveles del UAC son los siguientes:

  • Notificarme siempre: Este es el nivel más seguro y también el más molesto. Nos muestra una notificación cada vez que se intenta cambiar la configuración de Windows o ejecutar un programa como administrador, incluso si somos nosotros mismos los que lo hacemos. Además, oscurece la pantalla y bloquea cualquier otra acción hasta que respondamos a la notificación. Este nivel es recomendable si queremos tener el máximo control sobre lo que ocurre en nuestro sistema y no nos importa interrumpir nuestro trabajo con frecuencia.
  • Notificarme solo cuando los programas intenten realizar cambios en mi equipo (no atenuar el escritorio): Este es el nivel predeterminado y también el más equilibrado. Nos muestra una notificación solo cuando un programa intenta cambiar la configuración de Windows o ejecutar un programa como administrador, pero no cuando somos nosotros mismos los que lo hacemos. Además, no oscurece la pantalla ni bloquea otras acciones, por lo que podemos seguir trabajando mientras respondemos a la notificación. Este nivel es recomendable si queremos tener un buen nivel de seguridad sin sacrificar demasiado la comodidad.
  • Notificarme solo cuando los programas intenten realizar cambios en mi equipo (no me notifique cuando yo realice cambios en Windows): Este es el nivel menos seguro y también el menos molesto. Nos muestra una notificación solo cuando un programa intenta cambiar la configuración de Windows o ejecutar un programa como administrador, pero no cuando somos nosotros mismos los que lo hacemos. Además, no nos muestra ninguna notificación cuando cambiamos la configuración de Windows, por lo que podemos hacerlo sin interrupciones. Este nivel es recomendable si confiamos en los programas que instalamos y usamos, y queremos minimizar las notificaciones del UAC.
  • No notificarme nunca: Este es el nivel más peligroso y también el más cómodo. No nos muestra ninguna notificación del UAC, ni siquiera cuando un programa intenta cambiar la configuración de Windows o ejecutar un programa como administrador. De esta forma, podemos usar el sistema sin ninguna interrupción, pero también corremos el riesgo de que un programa malicioso o un hacker pueda modificar el sistema o acceder a datos sensibles sin nuestro conocimiento o consentimiento. Este nivel no es recomendable salvo que tengamos una razón muy específica para desactivar el UAC.

¿Cómo resolver problemas con el UAC?

El UAC es una característica de seguridad muy útil, pero a veces puede causar algunos problemas de compatibilidad o rendimiento con algunos programas. Por ejemplo, algunos programas antiguos o mal diseñados pueden no funcionar correctamente con el UAC activado, o pueden mostrar notificaciones innecesarias o repetitivas. En estos casos, podemos intentar algunas soluciones posibles:

  • Actualizar el programa: Algunos programas pueden tener versiones más recientes que sean compatibles con el UAC o que hayan corregido los problemas que causaban. Podemos consultar la página web del desarrollador del programa para ver si hay alguna actualización disponible y descargarla e instalarla si es así.
  • Ejecutar el programa como administrador: Algunos programas pueden necesitar privilegios elevados para funcionar correctamente, pero no los solicitan al UAC. En estos casos, podemos intentar ejecutar el programa como administrador manualmente. Para ello, podemos hacer clic derecho sobre el icono del programa y seleccionar Ejecutar como administrador. De esta forma, el UAC nos mostrará una notificación una sola vez y luego permitirá que el programa se ejecute con los permisos necesarios.
  • Cambiar la configuración de compatibilidad del programa: Algunos programas pueden estar diseñados para versiones anteriores de Windows que no tenían el UAC activado. En estos casos, podemos intentar cambiar la configuración de compatibilidad del programa para que se ejecute como si estuviera en una versión anterior de Windows. Para ello, podemos hacer clic derecho sobre el icono del programa y seleccionar Propiedades. Luego, podemos ir a la pestaña Compatibilidad y marcar la casilla Ejecutar este programa en modo de compatibilidad para y seleccionar la versión de Windows deseada. También podemos marcar la casilla Ejecutar este programa como administrador si es necesario.
  • Desactivar temporalmente el UAC: Si ninguna de las soluciones anteriores funciona, podemos intentar desactivar temporalmente el UAC para ejecutar el programa sin problemas. Para ello, podemos seguir los pasos que explicamos anteriormente para acceder a la configuración del UAC y mover el deslizador hasta la opción No notificarme nunca. Luego, podemos ejecutar el programa y volver a activar el UAC cuando terminemos. Esta solución no es recomendable salvo que sea estrictamente necesaria, ya que reduce la seguridad de nuestro sistema y nos expone a posibles amenazas.

Conclusión

El control de cuentas de usuarios (UAC) es una característica de seguridad de Windows que nos ayuda a proteger nuestro sistema y nuestros datos de programas maliciosos o hackers. El UAC nos muestra una notificación cuando se intenta realizar una acción que requiere privilegios elevados, y nos pide que confirmemos si queremos permitirla o no. El UAC tiene cuatro niveles de configuración que podemos elegir según nuestro nivel de seguridad y comodidad. El UAC puede causar algunos problemas con algunos programas antiguos o mal diseñados, pero podemos intentar algunas soluciones posibles para resolverlos.

Esperamos que este artículo te haya sido útil para entender cómo funciona el UAC, cómo configurarlo y cómo solucionar sus problemas. Si tienes alguna duda o sugerencia, puedes dejarnos un comentario.